martes, 29 de abril de 2008

Postales de Guerra (el último de Tony Wilson)



Stalag Luft 1, Barth, Alemania. Septiembre 1944


Todas las mañanas hacía lo mismo. Daba vueltas, caminaba bordeando el perímetro, el cerco que nos rodeaba. Fue justamente una de esas mañanas que conocí a Johnny Kemp. Él estaba en la casilla de al lado. Llevaba ahí como prisionero de guerra más de cuatro años. Era de los más veteranos ahí. Cuatro años en un campo de concentración nazi. Estaba muy curtido. Sin embargo era uno de los más simpáticos, siempre optimista, contagiando buenas vibras- Un tipo maravilloso. Nos hicimos muy amigos y desde entonces nos encontramos cada mañana para caminar y dar una vueltas.
Hablábamos del barrio, nuestros hogares, nuestras familias. Él había perdido a sus padres, era hijo único, y era soltero.
*
Una mañana me habló de una chica de la que estaba locamente enamorado pero que nunca había conocido personalmente. Esta es la historia:-Seis meses después de haber sido tomado prisionero recibió su primera carta. Era de una chica, que para levantar el ánimo y el espíritu de un soldado voluntario, decidió escribirle como amiga. Algo muy común en tiempos de guerra. Ella le contó sobre su vida y sus días allá en sus pagos. Todo de una manera muy dulce y tierna. Johnny no tenía a nadie a quien escribirle así que le contestó agradeciéndole con la esperanza de volver a tener noticias de ella.
*
Meses después recibió una segunda carta. La contestó. Luego una tercera en la cual ella decía que esperaba mucho conocerlo ni bien concluyera la guerra.
Una mañana durante nuestra caminata me mostró las cartas. Era obvio que los dos estaban muy enamorados. Él solo pensaba en ella. Me preguntó mucho sobre la vida de casado, la vida en pareja, formar una familia y el amor. La chica había tocado su corazón. La hija de un contador de clase media de las afueras de Norfolk, una granja chica, con un caballo, varios perros, gatos, gallinas, tranquilidad, que parecía muy agradable. Me pidió que fuera su padrino de bodas si todo salía bien y la guerra terminaba y nos liberaban.
*
Una mañana salí a dar mi vuelta diaria, pero sin Johnny. No lo encontré en ninguna parte. Todas las casillas estaban cerradas porque había Inspección general. Así que con todos los prisioneros de guerra desparramados afuera
no era fácil ubicarlo. Después se armó un partido de fútbol y se volvieron a abrir las casitas. Fui a su cuarto. Estaba vacío pero encontré a Johhny tirado en la cama llorándose sus ojos afuera como un desdichado. Estaba destruido.
Finalmente pude contenerlo, recomponerlo un poco y llevarlo afuera a tomar aire.Caminamos. Fue la caminata más triste y desgarradora que experimenté en mi vida.
*
Aparentemente había salido temprano esa mañana y por una cosa o la otra había vuelto a su casilla. Se encontró con cuatro compañeros de la prisión
escribiendo sobre la mesa. Uno escribía en un sobre la dirección de Johnny.
POW (Prisoner of War) Nro …. Stalag, Luft 1. Otro falseaba una estampilla de correo. Dos discutían y escribían una carta a Querido Johnny.
*
Estos amigos prisioneros de guerra habían estado viviendo juntos por más de cuatro años. Habían empezado esto como una broma pero cuando Johnny contestó la carta decidieron seguir con el juego. Les divertía mucho escribirle, y les divertía más leer sus respuestas. No podían parar. Les daba algo para hacer, ocupar su tiempo, tener algo en que pensar y en que proyectar hacia adelante. Esto destrozó completamente a Johnny. De un hombre alegre, optimista, divertido, lleno de vida, fiel amigo, se convirtió en una sombra muy triste, en un hombre apagado.
Seguimos con nuestras caminatas hasta el final, y afortunadamente el avance de los Rusos y las noticias levantaron nuestros ánimos.
Nos encontramos una noche en Londres después de nuestro regreso. Juana (mi esposa) y yo, Johnny y una chica. Era un levante reciente, nada serio, nada importante. Johnny era otra persona, estaba muy cambiado. Murió poco después.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Este cuento, el último de alguna manera es solo para ustedes, los chicos del epigrafe. hablé con Fede Té el les contará. Simplemente tengo que meter el bocho en otra cosa. Gracias por todo. Fue una experiencia muy grata para mi publicar acá. Nada más. Tony

Timerman dijo...

Un gran abrazo.

Anónimo dijo...

Muy distinto a lo que venías haciendo Wil. El amor en tiempos de guerra o alg as{i . Triste pero muy lindo.
besos Tini. Vas hoy al goye?

Anónimo dijo...

Muuuuuy largo. te mando un besote!
anita. Te veo hoy texteame.

cecile dijo...

Uno piensa en las torturas en la sangre en los que murieron en los enemigos y de repente una vieja y dolorosa forma de crueldad. la mentira. suerte en la vida viejo Tony!.

Anónimo dijo...

Está bien Cecile pero una cosa..la verdad de la milanga es que claro que hay cosas que sucedieron en la guerra mundial 2da como en todas que son terribles , las guerras los son. En el caso del rotagonista era necesaria. Había un enemigo claro a vencer. Y el relato que encaré me lo contó diractamente mi abuelo (el habla en primera persona). cuando le pedí que me hable de la guerra me sorprendió que me haya contado esto habiendo visto a sus amigos siendo fusilados o cayendo en aviones. nunca voy a entender porque me salió con esto. Que me habló de otra forma de crueldad
como decis, la mentiracomo decías vos . Un beso y gracias por tomarte la molestia deleerlo.
Tomy

virginia dijo...

Una manera dulce de dejar el canal digo yo no se..

Anónimo dijo...

Pasas de las conchas a una guerra. Que tendrás en la cabeza Wilson. Este ultimo no parece escrito por vos. Habrá que creerte...
Yu Nou Ju

Anónimo dijo...

Gringo de mierda. The war is over.
Its all over now baby blue.

Anónimo dijo...

Tony gracias por tus escritos, voy a extrañar los martes polémicos que sabias crear con tus ocurrencias...
suerte!!

Violeta

Anónimo dijo...

Y CUANTAS VECES
PENSAS MORIR TONY?
NEBRASKA Y SOBES

fede té dijo...

Hablé con
tony wilson ya
le dije lo que
hay que hacer.
Para hoy a las doce
todo vuelve a la normalidad
de una forma u otra.

fede té dijo...

Soy
El Padrino.
jajaja perdon pero me hice mucha gracias leerme en ese tono
ahora en serio: no salten las fieras porque ya le mande un mail a tony.

Anónimo dijo...

chicos tengo la costumbre de retirarme siempre mal. es una manera de no volver. de cerra una puerta para siempre. enlos laburos hice lo mismo. y amis novias les robaba unas bragas solo para quilombo. es como un habito que tuve toda mi vida. y me gusta. besos. tony
ya borre el chupaconchas.

cecile dijo...

A mi me lo decís ?

Matiu dijo...

Muy bueno el cuento, Tony, me gustó mucho. No entendí muy bien si al final es que te vas, te quedás o sólo le querés robar a Fede Té una bombacha.

Anónimo dijo...

jaja Matiu !
che gracias de verdá por leer, está bueno saber que una persona se toma la molestia de leer a otro y no solo se lee a el mismo. nos vemos porinto por por allí o por alá

Anónimo dijo...

perdón es la costumbre, ese ultimo anónimo fui yo, tony

Matiu dijo...

Amén, Tony, amén.

el hombre de la bolsa dijo...

bueno tony, nos leemos, fue muy lindo tenerte entre nosotros, la verdad q te lo tomabas con mucha dedicacion. yo casi publico hoy pensando q es lunes, no entiendo nada...
q hubiese pasado si recibia otra carta, era mejor o peor? aunque haya sabido q eran los amigos, si recibia una carta que siga el juego, le hubiese servido? eh? eh?
nunca subestimen el poder de la mentira, pero dejenselo a los otros...