sábado, 1 de diciembre de 2007

Los vicios

Escrachado por Simón Ingouville

Como buen borracho
tengo cierta propensión
a improvisar
confesiones o ficciones
y a hacer promesas
que por supuesto
siempre cumplo

pero sabés qué pasa
a las seis de la mañana
la chata
se convierte en calabaza
y hay caminos que no quiero
ni espero
volver a recorrer

tengo menos de ángel
que de santo milagrero
es cierto
y aunque miento
no me engaño
siempre pago lo que debo
y hago lo que quiero
y me retiro del salón
sin mostrar
ni el agujero en mi bolsillo
ni si tengo cigarrillos

me entendés
hago lo que hago
quiero lo que quiero
soy esto que soy
y si tengo el corazón
así de grande
ya sabés

es porque al verdugo
no le alcanza la soga

COVER DE UNA PLEGARIA



LA MÚSICA ME DIO


MELODÍAS PARA REIRME DE LAS COSAS QUE NO PUEDO CAMBIAR


ACORDES PARA METER CAMBIOS DONDE PUEDO


Y EL OÍDO PARA RECONOCER LA DIFERENCIA.


A SIMÓN

AUTORETRATO

viernes, 30 de noviembre de 2007

Insomnio



Corbata, pelada, mano izquierda, guitarrista, soliloquio, ladrillo, oreja de conejo, de cebú, de rana, de pato, ¿tienen orejas los patos?, sin zapatos, sin pies, sin base, poco serio, chistoso, divertido, entretejido, entre nosotros, entregáte, entregála, entre uno y dos hay dos y medio, porque pienso que el medio es importante, el medio es lo que importa. El medio para conseguir las cosas importa y mucho. Ladrillo por ladrillo hasta que lo consigas; lo esencial es invisible a los ojos. María Marta García Belsunce en el país de las maravillas con María Soledad del caso Soledad; esa que se violaron cuando salía del colegio; casos que nunca se resuelven.
¿O sí? ¿O se resolvió?
No, como tampoco resolvieron de qué se murió Juan Castro; porque tirarse del primer piso no me parece tan suicida; el novio nunca pudo declarar, parece que iba a denunciar que la Cristina se estaba comiendo al Brandoni pero cómo van a probarlo, ¿cómo lo iba a probar Juan Castro? ¿Y el novio de Juan Castro? Ni se cómo se llama. Y hablando de Fernando Peña y Campañas de Bonadeo, anoche se abultaron conmigo: bulto, pito, sexo anal, sexo por atrás, para atrás, fetiche, mi pie gordo de pija gorda, fantasías, lesbianas, tortas, tartas, marihuana, feliz cumpleaños, un reloj, un libro, muchas hojas, dedicatoria (¿al principio o al final?), montaña, montaña rusa, Nancy Dupláa, Pablo Echarri, te secuestro secuestro la sombrilla, un paseo con Axel Rose, que tocaba en una banda muy conocida, con un guitarrista muy conocido pero que era derecho y peludo, ruludo, suertudo y se mandaba unos soliloquios de guitarra que mama mía, diría el Bambino.
Porque si un día tengo plata y los invito a todos a un fogón, lo pongo a Slash a tocar Voodo Chile, de Hendrix y le paso las tablaturas de Rasguña las piedras, así cantamos todos.
Aguante Charly, carajo.

algunas cuestiones

Foto: Lady Di on the beach (de la serie de portadas intervenidas de hard Core Hotel) adquirida a muy buen precio por el señor Funes el jueves pasado




Algunas reflexiones sobre arte y moral que no se de donde carajo saqué:


El arte no tendría porque ser moral. No es su fin educar a nadie, no es pedagogía ni una nueva catequesis. La única función del arte es ser fiel a su propio movimiento.

Siempre he creído que un artista tiene el deber de cuestionar la moral imperante y crear su propio universo moral. Es el artista quien tiene la posibilidad de hacerlo, quien ha sido dotado de la “visión” para detectar lo obsoleto o el sinsentido de las conductas que el poder impone.
Joseph Beuys decía, es artista toda persona que trabaja por el perfeccionamiento (yo preferiría decir “embellecimiento”) de su entorno vital. Pienso que eso incluye el mundo valórico también.

¿Con que instrumentos se mide el daño?
¿Quién hace mas daño?, ¿Un militar genocida y ladrón o el jefe de una tribu Guaraní que tiene relaciones sexuales con todas las mujeres en edad fértil de su comunidad?
¿Quién es genocida?, ¿El quiosquero por reproducir cada día de su vida un orden injusto?, ¿O el quiosquero es un capo que labura para perfeccionar su entorno vital y el mío? Porque si el quiosquero no me vende cigarrillos y chelitas, ¿Qué hago yo
a la noche?
¿Es genocida Chabán?
¿Cuándo el poder es ejercido con tiranía?, ¿Quién tiene derecho de decidir sobre los cuerpos y las voluntades de los otros?
¿Quién sufre más?, ¿Una prostituta portuaria o un niño negro en los intestinos de las minas de diamantes en Africa?
¿Quién es menos dueño de su destino?

jueves, 29 de noviembre de 2007

Sólo los niños saben lo que buscan

Una y otra vez, va y viene hasta la orilla para llenar su balde verde de agua con sal. Una y otra vez disfruta sentarse como un monito y tirarse el agua sobre los pies. Sentir la pequeña catarata entre sus deditos. La mira, la escucha, "y ninguna persona grande comprenderá jamás que tenga tanta importancia."

fanograma involuntario

Ahora tengo una HP medieval. Pero antes tenía una Epson prehistórica. A la Epson (adquisición conyugal) le decíamos Frigi, porque cuando se colgaba había que manosearla mucho pero mucho para que imprimiera. Augusto, que tenía 3 años, imitaba el sonido de Frigi cuando la escuchaba, decía:

te-tiiiii-í-ne, te-tiiiiii-í-ne, te-tiiiiii-í-ne...*

A la HP le voy a tener que poner Gagui, porque ya está gagá. Ayer, apurada yo por sacar una impresión e irme, ella tildose y sacome este fanograma involuntario. La escala de la imagen superior es 1:1

Lo vi y pensé:

1) en Lahe

2) en El Epígrafe


+


La pieza original está en casa.

+

* otros sonidos imitados por Augusto en aquella época:

el cartel con números para los turnos en el correo: lin dúnnn - lin dúnnnn (ralentando las sílabas acentuadas)
el portero eléctrico de la casa de mi mamá: bulé bulé bulé -bulé bulé bulé (prestísimo)
la puerta de entrada al edificio (ahora con molesta alarma para que no quede mal cerrada) graaaa-chís (ralentando la sílaba no acentuada)**


+

** estoy practicando música otra vez

+

miércoles, 28 de noviembre de 2007

yo es yo ¿quién más?


yo mi me conmigo, yo mi me cocino, yo mi me mimo, no digo nada, yo mi me hundo, me compongo, me dispongo y me quedo solo, sola como un hongo aunque los hongos nunca esten solos y solo tengan parasitos vivos dentro de ellos, haciendolos crecer, intoxicando las ideas que yo me invento y me las creo, como los sueños que sueño y que son sólo mios, partes que nunca podre hacerle entender a nadie porque nadie sueña mis sueños, y si sueño es porque hay materia no resuelta dentro de mi cabeza, y eso es porque tengo cabeza, y porque me tengo a mi misma, mi mismo, mi mimo, mi interlocutor, mi miseria, mis ideas como ladrillos que se van subiendo unas a otras para aplastarse y convertirse en polvo, yo soy polvo, se desprende de mi piel, se va al afuera, y yo no soy yo, pero el aire me ataca, y yo me quedo en mí, en mi casa, en mi estatua, en mis pedazos de mi conmigo, cuando la mitad vibrante se subleva y decide irse, por los vasos sanguineos corre la sangre y parece que es roja o azul o verde, pero oscura y espesa y tiene celulas mias que son yo pero que no comprendo, porque eso es vivir, convivir con un cuerpo que no comprendo y no domino, pero que manejo con una cabeza que al fin y al cabo, no manejo. al fin y al cabo, y al cabo, no lo invito más.

martes, 27 de noviembre de 2007

Si existe, no creo que dios se rebaje a aprender a leer; tenemos que aprovechar este rinconcito de privacidad, aislado de terribles juicios divinos, para poder jugar y gritar sobre el pasto crecido como herejes.

escribir para entenderte

escribir y entendernos

escribir complicado y esconderse

creyendo que se protege

o que se es genial

escribirte

escribirme las zapatillas

escribir una novela

escribir en el borde de la hoja

escribir en el borde de la hoja de una novela

escribir

abajo del dibujo de una hoja

la palabra hoja

o la palabra botnia

escribir la palabra de dios

escribir 'palabra'

escribir la palabra dios

con minúscula

o con mayúscula

y que lo lea

si sabe


escribirle a papá noel

escribir sobre escribir

escribir por necesidad

hacer una lista de compras

hacer una lista negra


escribir es hacer

es

por lo menos

agarrar una birome y mirarse

y tallar esa mirada hasta que quede bonita

y clara


escribir siempre lo mismo

escribir siempre

escribir lo mismo

escribir siempre algo diferente

escribir siempre lo mismo

no saber qué escribir

escribir igual

escribir

un poema choto

o bueno

y tirarlo

es un poema

sólo si despúes escribís otro

escribir con ganas

de ser conocido

hacer un bollo esa hoja

y tirarla

escribir con ganas

arrancar esa hoja

y sonreír

querer escribir

deber escribir

saber escribir

saber corregir

saber corregir

corregir

saber leer

saber sonreir

escribir una búsqueda

escribir sabiendo

que no vas a encontrar

escribir igual

imagen : david nicholson eros

una vez me dijeron que el mundo se divide
en meadores y no meadores de piletas.
yo no estoy de acuerdo con eso.

yo creo que el mundo se divide
en los que corren y los que no
cuando empiezan a caer gotas.

si hay algo que me gusta
y creo que me gusta mas que coger
es salir a caminar antes de una tormenta
respirar hondo, sentir como la tierra y los verdes
se preparan para recibir una ducha.
los bichitos todos corren a sus guaridas,

y los caminos quedan solos.

el cielo habla en forma rara
y yo me rio

pero me rio de onda.

la tormenta cae transparente, cae como es , caen gotas
son las lagrimas que riegan las flores, las plantas, mis de pies a cabeza.
porque las lagrimas también se toman, caen bien y yo me las tomo .
nadie se da cuenta, pero el día se está poniendo hermoso
es su perfil bajo, por eso se esconde detrás de las nubes.
nubes humedas. nubes jugosas.

en mi barrio
los arboles escupen
y cuando llueve
hay flores que patinan


En la actualidad Tony Wilson le vende a los turistas latas herméticamente selladas
que contienen agua de lluvia. Las etiquetas dicen: Rain drops from La Patagonia

migajas, reflexiones, y desapartes:


Dicen que los animales al eyacular sienten mucha tristeza.

Yo muchas veces la paso mal cogiendo. me quedo seco, vacío.
Te inmuiscuís en una vida profundamente, sí, hasta el fondo como Jack Custó.
Se acaba el mundo. Y ahora? y ahora que?
Te lavás la cara y vas en busca de una nueva pre tormenta pensando..
cuanta entrega cuanta pasión y cuan poco obtuve a cambio.

lunes, 26 de noviembre de 2007



no tengo ganas de leer en el baño un poema para escuchar el eco de una historia
que me conte infinitas veces anoche en la cama antes de dormirme para soñar con ella

Hector Urruspuru X Mario Torres

"Venice in fog" by Joe Hoynik (Photographer)



“Las cuatro estaciones” - Héctor Urruspuru

A Vivaldi, el “Prete Rosso”... (Cualquier parecido con “la verdadera historia”,
en esta historia de personajes, lugares y tiempos cambiados o inventados...
es mera coincidencia...)



I
Primavera (el comienzo)

¿Como explico que es del agua (no del aire)
desde donde nace el canto?

La gota de lluvia del color del granito,
que resbala por las piedras de la Catedral,
empuja en su impacto de gramilla
a la nota “LA” a la que tal vez, cambie más tarde,
por un rezo en “MI” bemol.

Se abren las ramas entalcadas de la primavera
se entrecruzan sexuales, para ser pintadas al óleo
lo hacen entre 2 melodías de agua fresca, llovida,
se tornan flor de duraznos salvajes
he imagino en un solo de violines
nubes de pétalos que resbalan por la piel del viento.

Primavera en los arcos de pelos que gimen
y un sol, al que buscan simular y danzar 2 siluetas,
interesa los bermellones y azules de un vitreaux,
los proyecta en el confesionario de roble antiguo
y en el rostro de un anciano que pide perdón.

Violoncello mágico (también)
que se aletarga entre mis manos
acentúo una música que me viene como desde el mar quieto.

Venecia es puente y riachuelos.

Pronto cenaré, vino y pan de centeno
en la piedad de mis huérfanas
quedó suspendido un acorde que me fue dictado desde el cielo.
Bendigo la frugal comida
se me ocurren 3 fraseos
le pido permiso a la estrella de diamantes, la estrella primera
para soñar con cuerdas percusiones vientos.

Yo, Antonio, el “Prete Rosso” inauguraré mañana al amanecer
La Primavera...

Yo, Vivaldi, por hoy descanso, por hoy duermo
en el silencio de la Catedral de San Marcos,
el pentagrama veloz de mis sueños.


IV
Invierno (el final)

Desde el solsticio de diciembre (ocre en las hojas, morigeración en las ramas).
Hasta el equinoccio de mayo (brote tierno de la uva, sed del cáliz).
En el deambulatorio lento, absidiola, rosario y rezo
de todas las tardes decía, crepúsculo de fuego
en el paseo de nave-lateral cruce de la nave del crucero
persignación ante el Cristo y nuevo deambulatorio lento.
Decía, complejo, hermético, en símbolos
estallé de pronto en levedades
y compuse El Invierno.

Yo, Vivaldi,
7 días 7 noches en el campanario del Sud-este
traspasando al pentagrama cada latido del cielo.

Descansaba muy poco
refrescaba mis ojos en la Virgen de los Peregrinos
celebraba, de Piazzeta,
(lo luminoso, lo claroscuro)
su gusto por la amistad sus buenos vinos.

Descansaba muy poco.
Yo, Antonio, el “Prete Rosso”
viajé a Roma-piedra de una poesía nacida
hace algo más de un milenio,
apenas un milenio.
Y desde el Pórtico y la Columnata
y desde el Quirinale y Castelgandolfo (su esplendor)
volví pleno de fantasías
con un concerto para flauta en G Menor (La Noche).


Largo Adiós - Presto Largo - Presto. Largo y Allegro en Dios...
7 días 7 noches. Campanarios de mis manos
elevadas y en vuelo.

Fui, tal vez alguien diga
el representante de un tiempo.
Soy. En realidad.
Solo Antonio Vivaldi (tan solo eso).

Un prete... que está buscando la soledad del cuarto
casi en la vigilia, bajo el borde con nieve del invierno
para abandonar, por hoy, antes de dormir
sobre la mesa austera
aquel pentagrama veloz, de mis sueños.

domingo, 25 de noviembre de 2007


foto: carter



en la calle los gritos
de unos nenes que juegan
son gritos de muerte
de accidente
pero no
los nenes juegan
de muerte

no anticipar

cuando saliste a comprar algo
a visitar a un amigo que hace tiempo
nene de muerte
gritos accidentes
pero no

__