viernes, 2 de mayo de 2008

Cluster vacío

foto de
On a Motif from Hamamet
de Paul Klee
(1914)


Me tildé. No sé cómo pudo pasar. Cuándo. No sé. Pero me tildé. Hace como tres días que vengo tildado. Siempre supe que venía fallado, de fábrica, pero esto es distinto. Me dicen
¿no te cansás de hacer todo gratis por nada?
No, al contrario, vos esperás que te paguen, el reconocimiento, yo ya sé que no existe eso.
Entonces pienso: ¿por qué me tildo? Y claro, porque vengo un poco saturado. No me canso. Porque soy macho pero en cambio me tildo.
¿No?
¿No era que tenías que ser el súper macho que se las banca todas?
Y sí, yo me la banco pero me tildo de a ratos.
Y recién, cuando pensé que no podía estar más tildado que recién porque recién me tildé como nunca antes en todo mi vida previa se me apareció un dibujo en la cabeza... como unos cuadritos de colores. Algo así. No como el cuadro de Klee, parecido. Y me cansé de buscar. Me cansé de ver palabras, imágenes, videos. Me harté de buscar. Busco para no encontrar, me di cuenta. Si busco para encontrar la búsqueda no dura más de 1 minuto. Mis búsquedas no duran más de 1 minuto. Busco fácil encuentro fácil. Una fórmula que nunca falla.
Y recién, mirando la cara del pez del cuadro de Klee, la mandíbula de barco del cuadro de Klee, los dientes de loro clavándose una aceituna con forma de Klee del cuadro de Klee me tildé.
En sordina, tímido.
Me quedé sordo de información. No me entra nada más.
Y vuelvo a ver el cuadro de Klee.
Y veo olas de mar.
Entonces... se me vacía el cerebro y se reduce a un punto negro en fondo blanco.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto me gustó mucho...

centro cultural dijo...

a mi tambien

Funes dijo...

gracias anónimo
gracias centro cultural

Matiu dijo...

Y a mí no me agradecés, che...?